SÁBADU, SÁBADU - Temas de Cantabria
SÁBADU, SÁBADU Ver más grande

SÁBADU, SÁBADU

........

Segundo trabajo del grupo de folk cántabro Gatu Malu. Liderada por el prestigioso gaitero e investigador etno-musical Roberto Diego, alcanza con este disco su mayoría de edad, convirtiéndola ya en un referente dentro del panorama actual de la música echa en Cantabria. 12 son los temas que incluyen en el presente CD, todos con un indiscutible “aroma” tradicional que trasmite buenas sensaciones desde el principio hasta el final. Música cántabra cien por cien que seguro hará disfrutar a todo aquel que guste de los sonidos étnicos en general y cántabros en particular.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

10,00 €

Añadir a mi wishlist

Más

Temas incluidos:
1. Gatu malu
Esta canción, con la que comenzamos el disco, quiere ser el himno de la banda. Un canto a la libertad, dedicado a todos los que luchan por no dejarse dominar.
Esti cantar, col que escomenzamos el discu, quie sé-el hinu'l conjuntu. Una toná a la libertá, deicau a tolos que aluchan po no dejasi dominar.
2. Cúmu lloraba la gaita
Conducir por las carreteras y caminos de la costa cantábrica es siempre una gran experiencia.
Cunducir polos caminos riales y cam-beras de la costa cántabrica e sempri una  desperencia bien guapa.
3. El día de la deshoja
Tonada montañesa que aprendimos en el pueblo de Bielva (Valle de Herrerías); tiene un hondo espíritu celta, a semejanza de la mayoría de las canciones tradicionales de Cantabria. Es una melodía para que, tocada en soledad, el gaitero se encuentre consigo mismo.
Toná montañesa que deprendimos nel puëlu Bielva (Valle Jerrerías); tien un jöndu ispíritu celta, al simen de los más de los cantaris treicionalis de Cantabria. E una música pa que, tocá ena solidé, el gaitëru s' alcuentri consigu mesmu.
4. La que toca el panderu
Baile a lo ligeru del repertorio de las pandereteras cabuérnigas, ¡las pobres, qué enamoradas estaban al hacer estas coplas! En el medio y al final, tocamos otro ligero instrumental de pito y tambor. Ambos temas los aprendimos del Cancionero de la Provincia de Santander de Sixto de Córdova, verdadero tesoro de la cultura musical tradicional del País Cántabro.
Baili a lo ligeru'l reportöriu las tocaoras de pandëru cagüernigas, ¡las probes, qué namorás andaban al jacé-las seguirillas! Nel meyu y a la final, tocamos otru ligëru estrumental de pitu y tambó. Dambas piezas deprendímo-la’l Cancionëru la Pruvincia Sanander de Sixto de Córdova, ligítimu tresöru la cultura musical treicional del País Cántabru.
5. A lo pesau de Alfoz de Santa Gadea
De los fríos valles que rodean el Pantano del Ebro, hacemos este baile a lo pesau. Se tocaba con rabel y servía para bailar, refugiados en las cocinas, en los largos inviernos del sur de Cantabria. Hoy es una melodía muy usada por los rabelistas del país.
De los fríos vallis qu'arrodean el Pántanu'l Ebru, jacemos esti baile a lo pesau. Tocábasi con rabel y sirvía pa bailar, asubiaos enas cucinas, enos largos hiviernos del sur de Cantabria. Hui e una música mu estilá polos rabilistas del país.
6. Redobla, tambor
Escribimos esta canción pensando en un viejo amigo nuestro, Eduardo Castillo "Bardo", todo un número uno en el arte de tocar el tambor al estilo montañés. Junto a Tomasón, su padre, montó la agrupación musical llamada Piteros de Anievas, toda una leyenda en la música popular de Cantabria desde los años treinta del siglo XX. Dedicamos el tema al inigualable “Barducu” y a todos los acompañantes de tambor de La Tierruca. ¡Ijujú!
Iscribimos esti cantar cavilando en un viëju amigu muëstru, Eduardo Castillo "Bardo", tóo un númëru unu nel arti de tocá-el tambó al istilu montañés. Junta al pitëru Tomasón, su padri, entarajiló el conjuntu musical llamau Piteros de Anievas, toa una lienda ena música pupular de Cantabria dendi los años trainta'l siglu XX. Deicamos la pieza al ennigualabli "Barducu" y a tolos acompañantis de tambó de La Tierruca. ¡Ijujú!
7. Sábadu, sábadu
Canción de ronda que encontramos en el libro Cantos de La Montaña, editado en 1901. La cantamos a seis voces sin acompañamiento instrumental. Su aire marinero y las palabras  de su estribillo, "sábadu, sábadu", nos inspiran juerga, distracción y lo que todo el mundo está pensando...
Cantar de rolda qu'alcontramos en libru Cantos de La Montaña, editau en 1901. Cantámo-lu a seis vocis ensin compañamientu estrumental. El sú airi marinëru y las palabras del sú restribillu, "sábadu, sábadu", espíranmos jarana, distraición y lo que tol mundu anda cavilando...
8. Jota La Pernía
La Pernía es un valle cuyos habitantes descienden de los cántabros camáricos. En la Edad Media formó una unidad administrativa llamada Merindad de Liébana-Pernía. En la actualidad los pocos pernianos que quedan todavía en el valle siguen hablando cántabro y su música es verdaderamente hermosa y animada. ¡Que se muevan los pies!, suena la jota de La Pernía.
La Pirnía e un valli ondi los sús vicinos derciendin de los cántabros camáricos. Ena Edá Meya jormó una alministración llamá Mirindá Liébana-Pirnía. Iguañu los pocos pernianos que quean entuvía en valli asiguin parlando cántabru y la sú música e verdaeramenti guapu y animau. ¡Que si menein los pies!, sona la jota La Pirnía.
9. Danzas de palos y cintas
La flauta de tres agujeros y el tamboril, tocados por una misma persona, fueron instrumentos empleados antaño para animar bailes y danzas en la mayoría de las villas de la costa cántabra, los valles pasiegos y toda la comarca oriental. Dentro de las muchas músicas que existen para que las cuadrillas de danzantes ejecuten las danzas de varas, palos y cintas, tocamos dos: la primera registrada en el Cancionero de La Montaña de 1901, y la segunda aprendida del dulzainero de Riba (Valle de Ruesga), Ricardo Piedra.
El silbu y el tamboril tocaos po una mesma presona, juerin estrumentos gastaos antañu pa animar bailis y danzas enas más de las vías de la costa cántabra, los vallis pasiegos y tola comarca uriental. Drentu las muchas músicas que desistin pa que las cuadrillas de danzantis jagan las danzas de varas, palos y cintas, tocamos dos: la primera publicá nel Cancionero de La Montaña de 1901, y la sigunda deprendía'l pitëru vozaina de Riba (Valli Ruerga), Ricardo Piedra.
10. Tóo me lo llevaron
Tonada montañesa para cantar acompañándose de gaita. Esta clase de canciones están llenas de una fuerte tristeza y pesadumbre. Nos la enseñó la magnífica cantante de Luey (Val de San Vicente) Rosa María González Alegría, madre de nuestra buena amiga María Antonia Gómez, policía municipal de este ayuntamiento del occidente de Cantabria.
Toná montañesa pa cantar en compaña duna gaita. Esta clas de cantaris están cripíos duna juerti murria y pesaumbrI. Deprediómo-la la güinísima cantaora Luey (Val de San Vicenti) Rosa María González Alegría, madri la muestra gran amiga María Antonia Gómez, pulicía municipal desti auntamiëntu'l ucidenti Cantabria.
11. Pasacalles montañés / Las estrellucas del cielu
La primera melodía con la que arrancamos el tema es un pasacalles de los fallecidos piteros de Santander, Amador Cuerdo y Rafael Agüero, aprendida de ellos por nuestro compañero Paco San José, toda una institución entre los músicos tradicionales de Cantabria. Después de estar un ratuco caminando y despertando al vecindario, llegamos hasta Liébana.
Para bailar a lo sueltu, estos otros sones de pandereteras lebaniegas tocados con la gaita que vienen a continuación, son de los que te impiden quedarte parado. Se encuentran recogidos en el Cancionero de Sixto de Córdova, en el capítulo de bailes ("Si me quieres de balde", "Yo me llamo poca pena" y "Las estrellucas del cielu"). Nosotros los interpretamos con gaita cántabra, uno de los instrumentos para el baile clásicos de la comarca lebaniega, siguiendo la tradición gaiteril de adaptar las canciones cantadas por las tocadoras de pandereta.
La primer música cola qu'arrancamos la pieza e un pasacallis de los fallicíos piteros de Sanander, Amador Cuerdo y Rafael Agüero, deprendía d'ellos pol muëstru ñëru Paco San José, toa una estitución ente los músicos treicionalis de Cantabria. Dispués d'andar un ratucu caminando y espertando al vicindariu, allegamos jasta Liébana.
Pa bailar a lo sueltu, estos otros sonis de pandereteras lebaniegas tocaos cola gaita que vien ajita, son de los que empidin quedati aparau. Alcuéntransi atropaos en Cancionero de Sixto de Córdova, nel capítulu bailes ("Si me quies de balde", "Yo me llamo poca pena" y "Las estrellucas del cielu"). Mujotros entrepetámo-los con gaita cántabra, unu los estrumentos pal baili clásicos de la comarca lebaniega, asiguiendo la treición gaiteril d'acoplá-los cantaris echaos polas tocaoras de pandëru.
12. Eras tú la que dicías
Canción de ronda campurriana, de las pensadas para enamorar. En Gatu Malu la hacemos con silbu y flauta travesera. Cerrando los ojos puedes imaginar que te encuentras en el Valle de Campoo a la luz de la luna, en compañía de las montañas y de todas las criaturas que en ellas viven.
Cantar de rolda campurrianu, de los pensaos pa namorar. En Gatu Malu jacémo-lu con silbu y frauta de lau. Cierrando los ojos pueis maginar t'alcuentras nel Valle Campoo a la lú la luna, en compaña las peñas y de tolas creaturas que n'ellas vivin.

1 títulos del mismo autor:

30 otros productos de la misma categoría:

Opiniones